viernes, julio 28, 2006

Me contaron: Los 3 vasitos y el mago.

Esta no me la contaron, lo ví con mis propios ojos, lo viví con mi propia vida. Estaba disfrutando de unas placenteras vacaciones (historia que no viene al caso, como les gusta a algunos que diga...) con un amigo en el paradisíaco San Clemente del Tuyú, cuando al segundo día, mientras caía la tarde y nacía la noche, decidimos caminar por la 1, que es la gran peatonal (4 cuadras, 2 para ir, 2 para volver) de dicho centro vacacional. A la tercera vuelta por la peatonal vimos en un lugar, una acumulación de gente que observaba algo o a alguien. Nos acercamos y vimos a un morochón, de manitos hábiles, que, sobre algo parecido a una tabla de planchar, practicaba un show con 3 vasitos y una pelotita. ¿En que consistía esto?. Fácil. Ponía la pelotita debajo de uno de los vasitos, movía para acá, movía para allá y... ¿dónde está la pelotita!!!??. Uno decía "acáaaaa" y correctoooo, allí estaba la pelotita, si el que decía "acáaaaa" lograba ver con ojo de lince los movimientos de las manos del cuasi-mago. ¿Qué era lo raro?, que al toque te decía "bueno, ahora por platita... veinte pesitos el mínimo, doble o nada" y uno ponía la tarasca, el muchacho la pelotita abajo de uno de los vasitos y jamás ví mover a alguien las manos a tanta velocidad. No había forma de descubrir, a menos que la suerte juegue para uno, donde estaba la pelotita. En un tiro, nos llamó la atención otro muchacho, que, cuando todos miraban y nadie se animaba, jugaba de la siguiente estúpida manera: Manitos habiles movía los vasitos con lentitud, como dejandose ver. El hombre del público decía "ahí !!!"... El otro decía "si estas seguro... veinte pesitos... doble o nada... doble o nada !!!", y el apostador dejaba de mirar al que movía los vacitos y buscaba la plata revisando sus bolsillos. Mientras este hacía eso, el otro le movía los vasos y le cambiaba de lugar la pelotita. Claro... el otro había dejado de mirar !!!. Entonces cuando sacaba los veinte mangos, los perdía porque el otro "le metió la mula". La gente lo miraba asombrado y pensaba "que boluuuuudo... ahora voy yo y me lleno de guita"... y manitos hábiles te dejaba boquiabierto y sin los veinte mangos con su velocidad. Al tercer día de ver al "boludo" hacer lo de "busco la plata, dejo de mirar y me garcas como los mejores" y al ver que cuando cayó la cana, salieron los dos corriendo casi de la mano, nos dimos cuenta que "los boludos" eramos nosotros que caíamos en la engaña-pichanga del mago y su asistente caza-pichones.

martes, julio 04, 2006

El Bondi: Leyes de Murphy aplicadas

  • Para llegar rápido a un lugar, tome un colectivo. Para llegar aún más rápido... vaya caminando.
  • Sentarte en el primer asiento implica indefectiblemente que una embarazada, un discapacitado o un anciano subirán inmediatamente y tendrás que ceder el asiento.
  • Si te vas moviendo de asiento, más embarazadas, discapacitados y ancianos subirán.
  • Las embarazadas, discapacitados y ancianos nunca suben a los colectivos vacíos.
  • Si estas en la fila en una terminal, todos suben y se sientan, y cuando te toque subir, serás el único que quede parado. Cuanto más observado te sientas, mas largo será el recorrido en que estes solo.
  • Si subis al colectivo y vas al fondo para que nadie te moleste mientras sube, el colectivo no se llenara. Si optás por quedarte adelante, todo el mundo te pasará por arriba.
  • Nunca te muevas del lugar en que vas parado. Inmediatamente la persona que va sentada se levantará y el asiento será ocupado por quien recién subió y se paró donde vos estabas.
  • Los asientos de 1 nunca se vacían, a menos que vos te acomodes para esperar lugar frente a los de 2 y viceversa.
  • En los asientos de 2, el primero en bajar siempre es el del lado de la ventana.
  • En los asientos de 2, el que tiene calor es el que va del lado del pasillo.
  • Si ves el colectivo en la parada y lo corres, cuando llegás, arranca y se va sin vos.
  • Si en cambio decides caminar hasta él, también espera a que llegues para arrancar y dejarte abajo.
  • Cuanto más larga es la fila para subir, mas tarda el que saca boletos.
  • Cuanto más larga es la fila, mayor es la probabilidad de que la maquina expendedora de boletos funcione mal o directamente no funcione.
  • Si el colectivo tiene la puerta en el medio, la gente se amucha adelante y queda el fondo vacío. Cuando logres llegar al fondo, será el momento de bajar.
  • Quien se para delante de la puerta de atras, raramente baja.
  • Si piensas como el punto anterior e intentas meterte, todos te mirarán con cara de "yo también bajo".
  • Si sos vos quien se para delante de la puerta, todos te preguntarán "¿baja?"
  • El apuro que tengas en llegar a un lugar es inversamente proporcional a las ganas que tenga el chofer de pararte cuando esperas el colectivo.
  • El apuro que tengas en llegar a un lugar es inversamente proporcional al tiempo que tiene el chofer en cumplir su recorrido.
  • Cuanto más incomodo viajes parado, mas movimientos y frenadas realizará el colectivo para que pierdas el equilibrio.
  • Si vas bien agarrado, esperará a que hagas un movimiento para moverse bruscamente o frenar para que pierdas el equilibrio.
  • Si vas sentado, la persona con menos estabilidad se parará al lado tuyo y te golpeará o molestará todo el tiempo.
  • El celular que suena, nunca es el tuyo.
  • El colectivo siempre llega cuando decidis prender un cigarrillo.
  • Prender un cigarrillo para que el colectivo venga, no funciona.
  • En los colectivos para discapacitados, siempre serás vos quien esté parado en el lugar reservado para ellos o en la puerta del medio, de modo que te verás obligado a darle una ayuda para subir o bajar con su silla de ruedas.
  • Los ciegos nunca requieren de tu ayuda, a menos que no se las des.
  • El vendedor ambulante "gracioso", siempre te elegirá para bufarse y dejarte en ridiculo.
  • Cuando esperes el colectivo, siempre pasa antes el que va para el otro lado.
  • Cuando llueve, la ventana en la que estés, es la que tendrá filtraciones.

El Fantasma agradece a quien desinteresadamente donó la foto decorativa.